12 de octubre de 2008

Se diluye

Palabras escritas que se diluyen entre lágrimas.
Recuerdos que ya olvido para no sufrir.
Aromas que dejo de sentir por el entumecimiento absoluto del ya no lo tengo más.

Las palabras se borran.
Las imágenes se desvanecen.
Tu rostro pierde sentido.
Vos ya no lo tenés
(o quizás yo no lo encuentro).

Hojas de mi cuaderno ya vacías.
Palabras perdidas entre líneas ya ni siquiera escritas.
Puntos y comas que guardo dentro.
Ya no escribo... ya ni sé qué escribo.

Ya no hay qué decir.
Ya no hay qué escribir.
Ya no hay qué sentir.

Me olvidé de hacerlo.
Me harté del entumecimiento.
Las palabras las guardo,
aguardando un mejor momento.


El momento llega en el que las palabras sobran.
En el que los sentimientos se entumecen.
Ni sabemos qué sentimos hartos de una ilusión ficticia que nos confundió y ya no sentimos más nada.
Olvidamos lo que es eso.


2 comentarios:

Magic dijo...

Despedirse, despedirse, despedirse, jurarse que nunca más.
Supongo que cada persona tiene su manera particular de hacerlo, no? Y bueno, yo estoy muy de acuerdo contigo cuando dices que la despedida comienze desde el decirla hasta el sentirla. Y esta vez la despedida era necesaria, por eso te agradezco tu post :) y nos vemos en el otro blog.

Saludos!

Anónimo dijo...

Sólo decirte... Son espectaculares tus versos.